ORLOV, JOYAS ÚNICAS CON ESENCIA MONEGASCA.

Texto: Kristina Kevich· Fotos: www.orlov.com


Han pasado años desde que las joyas de Orlov me deslumbraron por primera vez. Aquella tarde de agosto me encontraba paseando por uno de mis lugares favoritos, la Plaza del Casino de Monte-Carlo (Mónaco); fue entonces, cuando al detenerme a sentir la incomparable esencia que me transmite, alcé los ojos y observé un enorme cartel que presidia uno de los edificios de la que quizás sea la plaza más lujosa y elegante del mundo. Unas manos llenas de joyas sostenían a un bebe precioso, y solo una frase “Orlov Monte-Carlo”, pues las palabras sobraban.

Orlov, las joyas de lujo para una nueva generación, es el fruto del amor de Angela y Christian Orlov, y la pasión de ambos por la belleza de las gemas preciosas. Obras maestras protagonizadas por cascadas de diamantes y un deslumbrante abanico de colores brindado por esmeraldas, turmalinas, zafiros y rubíes; joyas que han sido expuestas en los destinos más lujosos como Dubái, Mónaco, Hong Kong, Sant Moritz o Courchevel.

Anillos, pendientes y collares de esencia monegasca, dignos de los eventos más especiales. La belleza de las gemas en sí es la máxima inspiración de Angela para crear unas piezas con carácter propio, a la altura de una mujer única, segura y sofisticada. Son joyas con carácter, que emanan realeza con sus diseños más delicados, y que te transportan a las fiestas más opulentas con las creaciones más atrevidas.

Un indiscutible objeto de deseo que se refleja en la comunicación de la firma, con imágenes que transmiten la sensualidad de la manera más elegante; Orlov High Jewelry es un reflejo de pasión y amor por los detalles, una poesía con el más auténtico espíritu de Monte-Carlo.

Design, SHEKristy HK