EL PLACER DE LA VIDA O VOLVER A NACER KAKI.

a.jpg

Si Luis Galliussi volviera a nacer querría ser Kaki.

“El perro es el mejor amigo del hombre” se dice, y desde luego, para el reconocido diseñador de interiores argentino Luis Galliussi, lo es… con el permiso del resto de sus amigos, claro. Aunque los que conocen a Luis, saben que Kaki y él son inseparables. 

El día que Luis se enamoró de los rebeldes remolinos y esa carita expresiva, que ya anunciaba el cariñoso y anárquico carácter de su adorada y sumamente inteligente Kaki, aún siendo una cachorra, comenzó su amistad y su aventura. Parece que fue ayer, pero dieciséis han pasado desde aquella visita a ese mercadillo ibicenco, que cambió la vida de Luis, pero sobre todo la vida de la perrita Kaki para siempre.

Cuando Luis conoció a Kaki, la vida de ambos cambió. A lo largo de más de una década han vivido, viajado y compartido experiencias inolvidables en los lugares más remotos del mundo; desde la Argentina natal de Luis, hasta su querido Madrid, pasando por sitios tan variopintos como Los Hamptons, Asturias, o la emblemática ciudad de Nueva York. 

b.jpg

Inspirando a Luis en sus proyectos, Kaki se enamoraba de los lugares que iba visitando, e iba enamorando a los niños y a los amigos de su dueño, o más bien amigo del alma; personajes tan conocidos como Eugenia Silva. Si Kaki tuviera dos piernas sería como Luis Galliussi. Si Luis Galliussi volviera a nacer querría ser Kaki… Bueno, y creo que muchos más también. Un mix entre el Pastor Alemán y el Rhodesian Ridgeback, Kaki ha vivido y ha disfrutado de una vida de ensueño.

“Hacer lo que me da la gana, lo que de verdad me sale del alma, guardar la libertad siempre, nunca perder la poesía y mantenerme bien lejos de las tendencias” ha sido lo que el decorador, o como lo llaman algunos “anti decorador”, y su fiel Kaki han tenido como el lema de sus vidas. Pues nunca se sabe cuánto va a durar, hay que hacer lo que uno realmente quiere, cómo lo quiere y con quien quiere; y así lo decidieron e hicieron estos dos amigos. Quizás en otra vida se vuelvan a conocer. “¡Mi Kaki cuánto te voy a echar de menos. En la próxima vida repetimos!”

En homenaje a Kaki que falleció el pasado enero de 2018.

c.jpg
d.jpg
e.jpg
f.jpg
g.jpg
h.jpg
i.jpg
j.jpg