LOS DETALLES QUE SÍ IMPORTAN.

Si hay una fecha crucial para la industria cinematográfica, esa es el domingo en el que hollywood se viste de gala para pasear por la alfombra roja de los Oscar. 

Desde que en 1929 se celebraran los primeros premios de la Academia, la gala de los Oscar ha sido siempre uno de los máximos referentes en cuanto a protocolo, decoración y organización de eventos. Todos los detalles de este día están cuidadosamente diseñados para conseguir ese halo de grandiosidad, fama y mucha estrella que colorea el ambiente de la ceremonia año tras año.

De esta manera, con lupa, se prepararon todos los detalles de los últimos premios celebrados. La decoración, las actuaciones, los azafatos y su uniforme, los exteriores, el catering… todo estaba pensado, y cada detalle era indispensable para que el todo fuera memorable. 

Y si de detalles hablamos, una de las cosas que no pueden faltar en los Oscar son los sobres con los galardonados. Cada año la elección de estos sobres se convierte en una carrera de fondo para conseguir los mejores, los que más se adapten al ambiente de la gala y sobre todo los que mejor representen al mundo al que rinden homenaje. Así, para este pasado evento el papel elegido, por su color, por su textura, por su brillo y por su parecido indiscutible con la tan preciada estatuilla, fue el papel de oro de Gmund. El mismo que sirve de portada del número de Amante Magazine, N_1 Limited Gold Edition.

¿Alguien quiere sentirse como una estrella de Hollywood? Ahora puedes estar un poco más cerca...