HELSINKI Y PORVOO. TRES DÍAS DE VIAJE.

Finlandia, “La tierra de los 1000 lagos”, un lugar de sorprendente historia y impresionante belleza natural. Helsinki, su capital, no se parece a ninguna otra de Europa. A diferencia de éstas, que presumen de interminables edificios y millones de habitantes, Helsinki acoge en su territorio apenas 600 mil privilegiados, que disfrutan de sus coloridas y pequeñas fachadas históricas presididas por la cúpula de la Catedral Luterana, un verdadero símbolo de la ciudad y los países nórdicos.


Viernes. Llegamos al Hotel St. George, un edificio de los años 40 del siglo XIX ubicado en pleno centro de la ciudad. Nada más entrar al hall principal nos recibe la obra de Ai Weiwei: un impresionante dragón blanco que cuelga sobre la cristalera del techo que inunda el espacio de luz. El concepto del arte y la estética nórdica con una clara presencia de madera con líneas sutiles están en todo momento presentes en St. George.

Tras disfrutar de las comodidades del hotel nos disponemos conocer la gastronomía de la ciudad. Nuestra apuesta: Garden by Olo, el “Back Pocket”del restaurante galardonado con una Estrella Michelin Oro, que elabora sus creaciones con productos de la zona, convirtiéndolos en un auténtico placer para el paladar. Un espacio moderno y maravilloso, una terraza entre callejones con cristalera, que cuenta con un servicio ejemplar (mandamos un especial saludo a Ángel Layos, el sumiller español del Garden que nos trató de fábula).

Hotel St. George en Helsinki.

El Chef Mikko Pakola y el “Back Pocket” Garden by Olo, un concepto del restaurante Olo galardonado con una estrella Michelin.


Sábado. Hoy nos espera un día de lo más completo. Por la mañana, visitamos el lugar más cultural de la ciudad: Design District Helsinki y el emblemático Museo del Diseño de Helsinki, y nos paseamos por las boutiques con productos fineses que encontramos de camino a nuestro siguiente punto gastronómico, -Chapter-, cocina tradicional con toque contemporáneo con vistas a la Catedral. Antes de que anochezca, para disfrutar aperitivo de media tarde y de la auténtica sauna finesa, Löyly, visita obligatoria para vivir el auténtico Helsinki. Y por último, antes de regresar a la cálida habitación de St. George y reunir fuerzas para nuestra próxima visita, visitamos el Mercado Viejo de Helsinki para degustar sus ahumados, entre los cuales nos gustaría destacar el salmón que se derrite en boca, una auténtica delicia.

Museo del Diseño de Helsinki.

Chapter , cocina tradicional con toque contemporáneo con vistas a la Catedral.

Chapter, cocina tradicional con toque contemporáneo con vistas a la Catedral.

La auténtica sauna finesa, Löyly.


Domingo. A tan solo 40 minutos de la capital se ubica Porvoo nuestro siguiente destino para concluir este maravilloso fin de semana. Un acogedor y pintoresco pueblo con casitas de madera rodeadas de la auténtica naturaleza nórdica.

El Hotel Haikko Manor con sus dos edificios independientes se convirtió en nuestro hogar por un día: un moderno hotel-spa y una casa solariega tradicional, rodeados de un frondoso bosque finés a 6 km. del centro de Porvoo. 

Paseamos por el entorno del pueblecito y por sus adoquinadas calles, probamos sus platos tradicionales acompañadas de rusleipä, típico pan de centeno finés. Aún no nos habíamos ido, pero ya lo echábamos de menos.

Paisaje de Porvoo.

El Hotel Haikko Manor.

Fine LivingKristy HK