LUCERO TENA. GRAN MUJER, GRAN ARTISTA

Texto: Cecilia Gómez.

 ©David Le Déodic.

©David Le Déodic.

María de la Luz Tena, de nombre artístico Lucero Tena, nació en México, y fue allí donde comenzó sus estudios de ballet clásico de la mano de Nina Shestakova y más tarde de Emilia Díaz, la que sería su maestra de danza española.

Fue la gran Carmen Amaya quien, tras su paso por México durante una gira, marcaría un antes y un después en su carrera como artista. “Mi Carmen”, como cariñosamente la llama Lucero, la contrató para una sustitución que le llevaría a tres años de gira al lado de la que hoy es todo un referente para el mundo del baile flamenco.

No obstante, Lucero tenía una gran inquietud y pasión: marchar a España para crecer como bailaora, y así tuvo que dejar la compañía de Carmen, aunque su amistad y la admiración mutua que se tienen las ha mantenido siempre unidas.

Con tan solo 18 años Lucero se instaló en Madrid para actuar como atracción en el emblemático tablao Corral de la Morería, que se convirtió en un templo visitado por grandes personalidades que seguían la trayectoria de Lucero. Ronald Reagan, Ava Gardner, Marlon Brando y Grace Kelly fueron algunos de sus fieles admiradores.

2.jpg

Durante esos años Lucero afianzó su baile con un estilo y una belleza muy personal, pero de nuevo dio un giro a su carrera para introducir en el mundo de la música el instrumento de las castañuelas. Pionera y única como concertista de castañuelas, Lucero es toda una institución, y como tal ha sido reclamada por el mismísimo Rostropóvich, Lorin Maazel o Plácido Domingo, para quienes ha interpretado grandes obras como el Intermedio de Las Bodas de Luis Alonso o La Vida Breve de Manuel de Falla.

Más de sesenta pares de castañuelas le han acompañado por los cinco continentes. Hoy Lucero Tena se sigue subiendo a los escenarios con diez de sus “mágicos” trocitos de madera, los cuales llevan un cuidado especial y una musicalidad inigualable.

Premiada con la Medalla del Círculo de Bellas Artes o el Lazo de Isabel la Católica, seis décadas después de sus comienzos, la bailaora sigue cosechando éxitos con su gira y recientemente ha sido condecorada con el galardón de La Orden de Alfonso X el Sabio.