BANSKY ASALTA EL PALACIO CIPOLLA EN ROMA

Unas 150 obras de Bansky, el enigmático dibujante callejero, aquel cuyo rostro y verdadera identidad siguen siendo un misterio, estarán expuestas hasta el 4 de septiembre en el Palacio Cipolla, en Roma. La exposición, titulada Guerra, capitalismo y libertad, es la mayor organizada hasta el momento del artista y reúne algunas de sus piezas más conocidas como la niña con el globo en forma de corazón o la del manifestante encapuchado arrojando un ramo de flores. Todas ellas procedentes de colecciones privadas, ninguna arrancada de las paredes.

Banksy, nacido en Bistrol, en Reino Unido, en los años 80, comenzó pintando ratas en las calles de su ciudad, las cuales servían como instrumento a sus críticas hacia el sistema. Ha estado muy influenciado por la banda de punk Crass y por el movimiento Ad Jammmers, basado en deformar imágenes publicitarias y transformar así el mensaje original de las mismas.

Su obra ha buscado siempre la crítica social y moral, de forma irónica y satírica, utilizando la escritura, la técnica del stencil (estarcido) y el graffiti. Por ello, es el artista más cotizado, controvertido y admirado en este tipo de arte. No necesita publicidad ni busca aprobación, porque sus creaciones hablan solas, invitando a la reflexión de quienes las miran.