UN RESTAURANTE BAÑADO POR LA NIEVE, LA NUEVA OBRA DE PETER PICHLER

Tiene la estructura de un árbol caído en medio de la montaña, con tres ramas principales que crean una simbiosis con el paisaje, y por dentro, espacios amplios, mesas y una cocina. Así es el nuevo restaurante que estará en la pista de esquí Oberholz en Obereggen, en el tirol del sur, Italia, y que ha sido diseñado por los arquitectos Peter Pichler y Pavol Mikolajcak.

Pichler vuelve a sorprendernos con un diseño abrumador, voladizo y minimalista, que sin duda, conquistará a todos aquellos que se acerquen hasta el norte de Italia para dejarse seducir por el diseño y la comida del restaurante.

Si nos adentramos en el interior y bajamos una planta, nos encontraremos con la sala principal del restaurante, con espacios reservados para grupos privados y poder hacer de la velada algo más íntimo. 

El bar, estará situado justo en la entrada de la cabaña, y estará conectado directamente con el restaurante. Los servicios e instalaciones técnicas estarán reservadas para la planta -1. Lo curioso del restaurante, es que en la planta alta, encontraremos un dormitorio. Algo poco usual en un restaurante pero que con el sello del arquitecto italiano, será un acierto seguro.

En el exterior, la cabaña está rematada con una combinación entre acero y madera. La fachada, el techo, y el interior serán únicamente de madera creando, de nuevo, una escultura homogénea con materiales locales.

Un diseño a 2.000 metros de altura que no pierde la esencia y la calidez de una cabaña en medio de la montaña.