LA FÁBRICA ARTESANAL DE PASTA REMELLI

Texto: María Estrada

A pesar de que en la época en la que vivimos las actividades puramente agrícolas parecen no ofrecer grandes perspectivas de trabajo, los hermanos Luciana y Guido Ramelli decidieron hace 28 años recuperar su cultura campesina y las enseñanzas culinarias transmitidas por su abuela, creando así la fábrica artesanal de pasta Remelli. 

Desde la tienda en su amado Valeggio, Luciana y Guido despachan cada día un poquito de la sabiduría que pasa de generación en generación en forma de tortellinis, a través de los cuales esta familia italiana transmite una historia de calidad, tradición y hospitalidad.

Sus tortellinis, hechos a mano y siguiendo recetas caseras y tradicionales, destacan por su pasta, fina y sutil, y por su suave y delicado relleno. Gracias a las enseñanzas que aprendieron de sus mayores, esta pasta hecha a mano es un reflejo de la calidad de su materia prima, de las habilidades manuales en la elaboración de los productos, de la paciencia y de la búsqueda de productos locales. 

“Para nosotros, hacer tortellini o agnolin (como se dice en nuestro dialecto), es como un viaje en el tiempo cuando, el sábado al mediodía, nos reuníamos alrededor de una mesa con nuestra familia bajo la mirada vigilantes de la abuela Mora y de nuestra madre Rosa. Hoy nuestra familia se compone de veinticinco personas que, como entonces, cada día nos ayudan a elaborar a mano nuestra pasta fresca” dice Guido.

GastroATTEitalia, pasta, remelli