AZAFATAS CON ESTILO

Texto: Oliver Web para Amante Magazine.


Antes de que todo el espacio aéreo mundial estuviera tomado por líneas de bajo coste, en esa época en que volar era un lujo reservado para unos pocos, el detalle se cuidaba al máximo. Tanto se tenía en cuenta la buena experiencia del pasajero, que mucho tiempo atrás, los mayores couturiers se aliaban con las principales compañías para diseñar el vestuario de todo el personal de cabina. Prendas que, años después, se exponen en retrospectivas y en museos como casi, casi, alta moda. Volamos a la altura de crucero de la Alta Costura. 

 VESTUARIO DE CRISTÓBAL BALENCIAGA PARA AIR FRANCE, 1969. 

VESTUARIO DE CRISTÓBAL BALENCIAGA PARA AIR FRANCE, 1969. 

Mucho antes de la polémica surgida a raíz de la utilización o no de la falda y del tacón cuadrado, las mujeres escogidas para servir a bordo en los vuelos, tanto transoceánicos como de corto recorrido, eran lo que a día de hoy entenderíamos como bellezas indiscutibles. La serie de Pan Am, de corta duración, nos recordaba todo un mundo de bolsos que hoy son objeto de colección, gorras, pañuelos y un sinfín de complementos corporativos de obligatoriedad asegurada para las asistentes en el aire. 

TRIPULACIÓN PAN AM EN LOS AÑOS 60. 

El ejemplo más claro de cuidado en la vestimenta del equipo de trabajo es el de Air France. Como no podía ser de otro modo, la aerolínea ha mantenido un affaire a lo largo de los tiempos con los mejores modistos de su país (y de países vecinos). En 1962 sería el propio maestro Christian Dior quien crearía toda la línea de ropa y accesorios para las chicas de la empresa francesa: chaquetas cruzadas y falda a media pierna en colores pastel fueron los símbolos que identificaba una línea redonda. Abrigos en color negro con corte evasé, esmoquin en blanco y negro para ellos y un pequeño sombrero completaban un look lleno de glamour.

Unos años más tarde sería Cristóbal Balenciaga, el maestro de Guetaria, el elegido para vestir a las azafatas. Una serie de trajes con los patrones tan reconocibles del vasco. Cortes amplios, libertad de movimientos y elegantes carrés para luchar contra las inclemencias que cualquier azafata podía encontrar al bajar del avión. Incluso Christian Lacroix o Nina Ricci han dibujado la vestimenta de la tripulación de los aviones franceses. 

VESTUARIO PARA AIR FRANCE DISEÑADO POR CHRISTIAN LACROIX, 2005. 

Emilio Pucci fue el escogido por una aerolínea que cesó su actividad en 1982. Era una empresa que operaba en Estados Unidos, Centroamérica y algunos destinos de Sudamérica, Braniff Air. Los uniformes, como no podía ser de otro modo, eran una amalgama de estampados, amebas y de cortes algo hippies. Zapato plano, falda sobre pantalón y casquetes cuasi espaciales eran las claves en un uniforme que a buen seguro era el centro de todas las miradas en cualquier aeropuerto por el que estas curiosas azafatas tuvieran que pasear. En Italia, y ya en el año 1990, otro italiano sería el encargado de diseñar los trajes de la aerolínea nacional. Giorgio Armani armaba su colaboración con Alitalia masculinizando hasta el extremo la imagen de las modelos, su sello personal.

CON SUS CARACTERÍSTICOS DISEÑOS GEOMÉTRICOS EMILIO PUCCI ESTUVO A CARGO DE LOS UNIFORMES DE LA AEROLÍNEA BRANIFF AIR EN LOS SESENTA. FUETAL EL IMPACTO QUE MATTEL HIZO VERSIONES DE LAS BARBIES CON ELLOS.

Entre 1972 y 1989 Elio Berhanyer confeccionó las prendas que las azafatas lucían a bordo de los aviones de Iberia. Sin olvidar los colores corporativos y de la bandera española, el rojo y el amarillo, la profusión de estampados geométricos, el largo de las faldas con vuelo y, de nuevo, los casquetes en color marrón, hacían de cada vuelo un desfile de la Alta Costura. 

VESTUARIO PARA IBERIA DISEÑADO POR ELIO BERHANYER, AÑOS 80. 

Siguiendo esta línea de elegancia y alta costura en el estilismo de las azafatas, todavía hoy sigue siendo marca de distinción para algunas aerolíneas como Etihad Airways, cuya política incluye el cuidado y la siempre impecable vestimenta de su tripulación.

www.etihad.com