VIVIAN MAIER. LA MARY POPPINS DEL SELFIE

Texto: Oliver Web para Amante Magazine.

Vivian Maier fue fotógrafa amateur y niñera de profesión. Nació en Nueva York en 1926. Tuvo una infancia dura, sus padres se divorciaron siendo pequeña y nunca tuvo la oportunidad de formar una familia y tener sus propios hijos. La fotografía se convirtió rápidamente en su manera de relacionarse con los demás. 

Estuvo trabajando más de 17 años como niñera, pero sin dejar de lado su pasión por la fotografía. De hecho, montó un cuarto oscuro en el baño de una de las casas donde trabajaba. Algo curioso es que sólo hay 5.000 fotografías reveladas de los 120.000 negativos que componen su archivo. 

Como todos los grandes fotógrafos, Maier tenía una mirada especial, capaz de dar vida a situaciones y personajes cotidianos. Las ciudades de Nueva York y Chicago se alternan con la vida diaria que captura con su Rolleiflex. Entre sus instantáneas podemos ver a niños llorando, mujeres entrando en limusinas, borrachos tirados en las aceras, y cómo no, sus autorretratos. Su cámara, el escudo perfecto para alguien como ella, que sólo se llevaba bien con los pequeños de la casa. 

Sus fotografías reflejan un pedazo de su vida. Cuando murió en una residencia para indigentes en Chicago hace siete años, Vivian Maier, no se imaginaba ni de lejos que en los años siguientes se convertiría en un fenómeno tan seguido como Diane Arbus o Lee Friedlander. El triste final de una Mary Poppins cuyos secretos se quedarán guardados para siempre entre los negativos de sus fotos.

En nuestra nueva edición encontrarás más contenidos que te harán soñar. Descúbrelos en Amante Magazine N_6 Edición Limitada Bronce.