SEEHOTEL AMBACH. VISTAS DE 180 GRADOS.

En medio del marco imponente de la Italia nororiental nos encontramos el Seehotel Ambach.

El inmenso Lago Di Caldaro, el verde que la estela de la lluvia ha dejado en el campo, y la paz de la montaña complementan el maravilloso cuadro donde está ubicado el hotel. Una obra arquitectónica construida en 1973 y diseñada por el arquitecto Othmar Barth.

Othmar buscó explorar la naturaleza de la localidad y sus tradiciones, y expresarlo en un lenguaje formal contemporáneo. Para llevar a cabo el hotel, se centró en un estilo desconocido hasta ese momento, que consistía en la construcción de cuerpos fuertemente delineados y parcialmente interpenetrantes, acabados en hormigón y yeso blanco, consagrando el Seehotel Ambach como el ejemplo de madurez de este estilo. 

Dos estructuras geométricas enfrentadas abren al horizonte y convergen en el vestíbulo. La luz, el paisaje y la materialidad crean una experiencia arquitectónica espacial. Una obra maestra en sí misma que ofrece unas vistas de 180º del lago y el campo.

El trabajo que el arquitecto hizo sobre el papel se refleja hoy en el interior del hotel: el hall, las habitaciones y el resto de estancias están cuidadas hasta el último detalle. Son amplias y luminosas y tienen el color blanco como sello. El mobiliario, que es el original del hotel desde que se creó, agrega las pinceladas de color con tonos tierra como el terracota, el teja y el beige. Un diseño que destaca por la fusión entre el estilo nórdico, por los detalles minimalistas, y el estilo italiano, con elementos rústicos y la utilización de la madera, tan característica del Tirol del Sur.