ELIE SAAB. EL EMPERADOR DE LA OPULENCIA.

Texto: Titina Penzini.


Nadie hubiese imaginado que el diseñador capaz de concebir las más increíbles creaciones proviniese de un suburbio de Beirut llamado Damour, donde desde niño fue iniciado en el noble oficio de la costura. A la corta edad de ocho años ya realizaba sus patrones cortados en recortes de papel periódico, y sus materiales salían directamente del armario de su madre: retazos de encajes, tiras bordadas, cintas de satén, ristras de lentejuelas, sedas y todo lo que pudiese satisfacer su fantasía de aprendiz. Además utilizaba a su hermana como mannequin de cabine y principal inspiración.

Durantela última semana de la Haute Couture en París, Elie Saab decidió celebrar sus 25 años de feliz matrimonio con su bellísima esposa Claudine dedicándole la colección inspirada en todas las tonalidades, texturas y matices del oro. Un front row repleto de celebridades y realeza esperaban ansiosamente lo que iba a ser el gran acontecimiento de la Couture, ya que sus vestidos son los favoritos para lucir en eventos haute gamme así como en las más prestigiosas alfombras rojas gracias a sus bordados estilo filigrana, el factor de alto voltaje y brillo, las siluetas etéreas, la impecable construcción y la caída ultra larga y fluida, características que definen el ADN de La Maison.

La escenografía con enormes volúmenes dorados de diferentes texturas evocando el oro bizantino, dieron la bienvenida a la prensa y a los clientes dando una vaga idea de lo que íbamos a presenciar: un impecable ejercicio de estilo en torno al oro en todas sus tonalidades: oro pálido, oro verdoso, oro rosa y oro quemado hasta llegar al dramático oro negro.

La música de los primeros pases pretendía contrastar con los looks ultra-románticos, frágiles y casi virginales. Así Come as you are de Nirvana o Playground Love de Air sonaron en representación de la nueva clientela por la que Elie Saab está apostando: joven y desenfadada. En los bordados observé tramas de dibujos bizantinos de una belleza excepcional que dieron el toque de opulencia al que Saab nos tiene acostumbrados. Las joyas de volúmenes exagerados también dieron ese toque majestuoso a la colección así como detalles realizados en mink y pequeñas mangas abullonadas en transparencias para dar un toque muy juvenil a ciertos modelos de la colección.

Al ir transcurriendo la colección, la gama de colores iba oscureciendo, pasando a los verdes, los azules,los rojos sangre de buey, los tonos óxidos como el marrón, el pirita o el acero, estampados oversized en flores, los negros con bordados extremadamente bordados, y la explosión del oro en su máxima expresión cual festín de fuegos artificiales, pero esta vez sobre una pasarela. Nunca antes un diseñador había hecho tal despliegue de detalle y horas de trabajo manual para un show haute couture.

Para culminar esta celebración, la Maison Saab nos invitó a la apertura de su nueva boutique en la Avenida George V donde se dieron cita la prensa, muchos clientes y sus amigos. De inspiración Art Deco, Elie Saab quiere fusionar moda y arquitectura, otra de sus grandes pasiones, y dar otro gran paso a la consolidación de su corporación. En esta nueva boutique no sólo podremos disfrutar del prêt-à-porter sino además las clientes couture podrán asistir a sus pruebas, las novias podrán vivir una experiencia de lujo extremo a la hora de escoger su traje y las celebridades de igual forma disfrutarán de una experiencia de lujo a la hora de elegir sus looks para las alfombras rojas según nos cuenta el diseñador.