EL PALAUET UN SÍMBOLO DEL MODERNISMO CATALÁN

Fotos: www.elpalauet.com.

En el 113 del Paseo de Gracia, uno de los bulevares más conocidos de Barcelona, se sitúa la Casa Bonaventura Ferrer, un palacio construido a principios del siglo XX que hoy representa la más pura esencia del estilo modernista que convirtió a Cataluña en una de las apoderadas de esta vanguardia. 

El arquitecto de este edificio Pere Falqués es también conocido por el diseño de las farolas del Paseo de Gracia apodadas por sus vecinos les Bancs-Fanals. 

El Palauet es el nombre popular que recibe este emblemático edificio construido sobre una bodega abovedada de ladrillo y que es, desde su remodelación en el año 2010, uno de los hoteles de lujo más codiciados de la Ciudad Condal. Los tres pisos que lo componen acaban en una azotea con un gran lucernario acristalado a través del que los rayos de luz se cuelan para iluminar la gran escalera. Otro de los grandes atractivos del Palauet son sus techos de altos relieves de yeso policromado y decorados con motivos florales. 

El espectacular interior, en el que se esconden las seis suites de lujo que son la joya de este hotel, deja paso a la fachada diseñada en tres cuerpos verticales. La escultura labrada en piedra de la tribuna y un gran agujero cóncavo en su basamento son dos de los diseños más impactantes de esta fachada de 1906 diseñada al más puro estilo modernista. El hierro forjado de la puerta y de los balcones también representa a la perfección los mandamientos de este estilo de principios del siglo XX, que se complementa con el coronamiento del edificio de inspiración barroca. 

La fachada posterior cuenta con una terraza recubierta de trencadís de mármol blanco donde se apoya una tribuna semicircular de madera, hierro, cerámica y vidrio emplomado de nuevo con motivos florales típicos del estilo modernista.