RUTA DEL VINO D.O. EMPORDÀ

VINOS QUE BRINDA LA TRAMONTANA.

 Fotos: Archivo de imágenes Patronat de Turisme Costa Brava Girona · www.costabrava.org

+ info: www.rutadelvidoemporda.org.

El contraste azul verdoso del mar con el color de los viñedos es una de las bucólicas imágenes que quedan grabadas en la memoria del visitante cuando pasea por el Empordà y la Costa Brava. 

El renacer de la producción del vino en la zona ha propiciado la creación de la asociación Club de la Ruta del Vino D.O. Empordà, impulsada por el Patronat de Turisme Costa Brava Girona en colaboración con el Consejo Regulador de la D.O. Empordà y el sector turístico de las comarcas del Alt y el Baix Empordà, que con el enoturismo pretenden fusionar el conocimiento del vino y del territorio con objeto de promocionar estas experiencias entre los amantes de la naturaleza y la gastronomía. Actualmente el club es miembro de pleno derecho del grupo de Rutas del Vino de ACEVIN.

Veintiséis bodegas, diez establecimientos hoteleros, once restaurantes, dos establecimientos especializados en vino, nueve empresas de actividades, un servicio de degustación, cuatro museos, dos centros de tratamiento de vinoterapia, tres centrales de reservas, una empresa de transporte, varias oficinas de información turística del territorio...; en total, 100 empresas que se agrupan para ofrecer al visitante una experiencia cien por cien enogastronómica mediante la cual pueden conocer la tradición vinícola y turística de la Costa Brava de la mano de los propietarios.

La oferta enoturística de la Costa Brava varía en cada época del año, adaptándose las actividades al proceso en que se encuentra la viña. Además de todas las actividades de las que el visitante puede disfrutar, como almuerzos y cenas en bodegas situadas en espacios con encanto y bellos parajes naturales, conciertos en salas de barricas, picnics en el campo, paseos en trenecito turístico y a caballo por viñedos, salidas a bordo de un velero o catamarán con degustación de vino, recorridos de cicloturismo con visita a bodegas, visitas teatralizadas para familias en cooperativas, espectáculos de cocina en vivo, tratamientos de vinoterapia, cabe resaltar la celebración en primavera del Festival del Vino, Vívid. Durante el mes de abril, en que comienzan a florecer los viñedos, se celebra Vívid, la campaña de dinamización y promoción del destino a través de un programa de 109 actividades y promociones.

El enoturismo en la Costa Brava ofrece paisajes de viña impresionantes, y el producto de esas viñas son unos vinos que expresan toda la esencia del Mediterráneo y que acompañan una gastronomía reconocida en todo el mundo.

Mediterraneidad.

“Pocos mosaicos como los que conforman el Empordà pueden ser la base de variedades con sabores auténticos y diferenciados. Garnacha blanca en terruño de granito. Cariñena blanco en lecho de pizarra. Garnacha blanca en arena. Garnacha negra en arena. Garnacha negra en pizarra. Garnacha roja vinificada en blanco. Cariñena en pizarra. Cariñena en arena. Cariñena en rocas graníticas. Picapol en pizarra, etcétera. Blancos sabrosos, rosados energéticos y tintos a menudo valientes, otras veces vibrantes y de discurso profundo y claro: Mediterraneidad.

En todo caso, podemos decir que los vinos del Empordà respiran aires de tramontana, con ánimo intrépido y optimismo a puñados. Pedir vinos del Empordà es un derecho que tienen todos los clientes que nos vienen a ver a los restaurantes gerundenses. También es nuestra obligación proponerlos con deferencia.

Animo a los visitantes a confiar en estos vinos: “Creedme, el cambio es extraordinario. No defrauda”. Y los aconsejo con mucho gusto.”

Josep Roca. 

Sumiller del restaurante El Celler de Can Roca, de Girona.