SANTA TERESA. COSTA RICA

UN DIAMANTE EN BRUTO.

Texto y fotografías: María Gracia Subercaseaux.

Descubre el espectacular reportaje fotográfico en la versión en papel: N_3 Limited Ruby Edition.

Hace muchos años Costa Rica era un pendiente en mi agenda de lugares por conocer, no sólo por la belleza de sus tierras, sino porque mi abuela paterna era inglesa por su padre y costarricense por su madre, así es que en mi sangre hay mucho de tica, lo que por supuesto aumentaba el deseo de encontrarme pronto con ese país que tiene "pura vida" para ofrecer, un clima soñado y unos paisajes divinos. 

Nuestro primer destino fue Santa Teresa en la Provincia de Punta Arenas. Aterrizamos en San José y volamos en Nature Air hacia Tambor, y de ahí a nuestro hotel, el Flor Blanca, un lugar mágico, la mejor elección para pasar una semana. Caminatas mañaneras desde las 7:00 a.m., porque amanece alrededor de las 6 de la mañana y oscurece también a las 6 de la tarde; fotografías; baño de mar; mucho sol; luego desayuno con mis hijos y alguna actividad como surf, playa, lectura en una tumbona a la sombra de un árbol o pueblo en bicicleta. 

Es un lugar perfecto para descansar, nadie está agitado, la vida fluye tranquilamente y sólo se ven surfistas, joggers y paseantes que disfrutan del lugar. Un día alquilamos un yate para recorrer las islas y playas cercanas, buceamos con tanque, hicimos esnórquel y pescamos. Fue realmente un día glorioso. Hay muchas actividades para hacer y deliciosos restaurantes que conocer. Uno de nuestros favoritos fue Rocamar, a 3 minutos caminando de nuestro hotel por la playa. La carta ofrece una enorme variedad de tapas cocinadas por unos españoles encantadores. Otra de nuestras apuestas fue el restaurante Alma, de los chilenos Rodrigo Vera y Marcela, con unos domos para alojarse en familia y a un precio muy conveniente. 

Además de Santa Teresa vale la pena recorrer otros pueblecitos de los alrededores como Montezuma, en los que empaparse de la cultura costarricense y disfrutar con la naturaleza y las gentes de este país que es sin duda un diamante en bruto.