LA EXCLUSIVIDAD HECHA AVIÓN

Ya hemos hablado en Amante de la importancia de la exclusividad, el lujo, la diferencia y el valor añadido. Ser único es una cuestión de actitud, y así, único es el avión PC-24, ya que es el primero que se ha atrevido a desarrollar un turbohélice versátil capaz de entrar en una cabina de tamaño medio para conseguir una máquina ligera como una pluma. 

Su diseño ha marcado una línea indivisible entre este avión y el resto de aviones particulares. Por eso, tras su aparición se ha creado una nueva categoría de aéreo, la categoría Super Versatile Jet (SVJ).  Dicha línea separa a dos tipos de aviones radicalmente diferenciados. A un lado de la línea se colocan todos los aviones que hasta ahora habían existido, y para los que es necesario buscar una zona de aterrizaje que en la mayoría de los casos distaba mucho del lugar de destino final. En el otro lado de la línea se sitúa el PC-24, con el que el viajero puede aterrizar prácticamente en cualquier sitio. 

Así, una vez atravesada esta línea divisoria, viajar se convierte en una experiencia diferente. Más práctica, más rápida y sobre todo única. Y si esto, viajar de puerta a puerta, no es exclusividad, que venga Dios y lo vea...

Fotos: www.pilatus-aircraft.com.