THE WATCH GALLERY

LA EXPERIENCIA EN LAS AGUJAS DE UN RELOJ.

Vivimos inmersos en la era de las prisas, del usar y tirar, del consumismo y de estrenar a cada hora. No obstante, o precisamente por los tiempos que nos han tocado vivir, los objetos personales tienen un valor especial. Tienen unas nostalgias impresas, unos recuerdos grabados y un sentimiento encerrado que con ningún otro objeto se puede suplir.

Objetos personales hay muchos. Una medalla heredada, la pluma que te regalaron por tu mayoría de edad, que ya está seca y con la punta abierta pero sigue conservando un recuerdo especial, esa pulsera que compraste con tu primer sueldo… Hay tantos como nostalgias. Pero si de recuerdos hablamos, el reloj que siempre viste tu muñeca es probablemente el accesorio que más carácter y personalidad imprimen en una persona. Por eso en Amante queremos rendir homenaje a esas esferas atemporales.

The Watch Gallery es una de esas relojerías de ensueño. Una de esas pocas relojerías con personalidad, en las que el valor personal, la atención individual y la singularización tienen un lugar preferencial. Inaugurada en 1988 y ubicada en Avda. Diagonal 626 de Barcelona, encierra desde hace más de 26 años en su tienda-galería la magia de la personificación en cada reloj. Sus vitrinas, sobrias y elegantes, guardan auténticos tesoros con manecillas. Piezas únicas, cuidadosamente seleccionadas para el deleite de cualquier antojo.

Priscilla Newman. Owner and founder of The Watch Gallery.

El trato personalizado del establecimiento nos hace sentir la experiencia de compra que tanta falta hace en el siglo de los grandes almacenes. Pasear tranquilamente contemplando cada reloj se convierte en un placer en esta boutique del reloj. Pero más allá de la mera observación, comprarse un reloj en The Watch Gallery es comprar un sentimiento. Un compañero de viaje. 

Porque en The Watch Gallery cada cliente es único, y cada reloj también lo es. Por eso una vez adquirido un reloj aquí, y como dice su dueña y fundadora Priscilla Newman, The Watch Gallery se convertirá en una segunda casa, en la que reparar, cambiar la correa, decorar o modernizar el reloj que para entonces se habrá convertido en nuestro reloj. 

Nuestro objeto personal inseparable. Porque lo personal es verdadero, y lo verdadero, inolvidable.