CHAMONIX A LA CARTA

UNA EXPERIENCIA ÚNICA EN UN EMPLAZAMIENTO ÚNICO.

Chamonix es una de esas estaciones de esquí que no necesita presentación. En ella luce el eterno encanto de las majestuosas montañas, que hacen de ella la capital de la cultura del esquí y del après-ski.

La historia de este pequeño pueblo francés se remonta a más de 1.000 años. Llegar a Chamonix es olvídate del móvil, olvídate del ritmo, y prepárate para dejarte mimar por el savoir-faire de este lugar.

Para hacerlo, hemos escogido un idílico chalet donde oirás crujir la madera bajo tus pies. Al llegar, al calor de la chimenea encendida y la música –tu favorita- te transportarás inmediatamente a ese sitio al que te queremos llevar. En la cocina, te estará esperando una taza de humeante café, de aromático té, o de potente consomé casero recién preparado por el chef privado, además, las especialidades de caza y setas te estarán esperando para ser degustadas. Todas tus peticiones previas se habrán hecho realidad, ya que antes de tu llegada todo estará dispuesto según tus deseos.

Con el cuerpo ya entonado, déjate cautivar por sus suites y por el dormitorio de matrimonio situado en la buhardilla -el chalet tiene una capacidad total de 10 personas- cuidadosamente decorado y con todo el lujo de detalles. Más tarde podrás admirar las vistas desde la terraza hacia el bosque de abetos. 

En este punto ya estarás deseando colocarte los esquís y lanzarte por las laderas. Tu mayordomo habrá dispuesto todo el material –cesta de picnic y bebidas calientes incluidas-, y un Concierge habrá también gestionado todo lo necesario para que te concentres sólo en disfrutar.

Después de descargar adrenalina sobre los esquíes, y de regreso al chalet, la mesa estará dispuesta para el momento de reponer fuerzas. Disfruta de una copa de vino, de un exquisito aperitivo antes de la cena, de una ducha relajante o de un masaje con el fisioterapeuta en tu dormitorio.

Por la tarde, déjate llevar por la conversación, por la contemplación, o por las risas con los juegos de mesa que habremos preparado...Y prolonga el día, tanto como desees, con la vibrante vida nocturna de Chamonix.

Pero hay más experiencias en nuestra lista de sugerencias: desde un trayecto en helicóptero para admirar los Alpes en todo su esplendor, hasta actividades en la nieve, paseos en raquetas, rutas con Huskies, snowshoeing...