MOYNAT

EL LEGADO DE UNA MUJER EMPRENDEDORA.

La historia de Moynat empezó hace 165 años de manos de Pauline. En esta historia nos situamos a mediados del siglo XIX, cuando los primeros trenes, los primeros automóviles y los primeros transatlánticos aparecían en la Europa de la época para asombro de la sociedad que por fin comenzaba a tener el mundo entero al alcance de su mano. 

Asombrada por lo que estaba viviendo, y siendo aún una adolescente, quiso contribuir a la transformación y crear las bases de lo que hoy es Moynat: Una marroquinería; un clásico de la elegancia viajera; un estilo de vida para todo el que valora la movilidad; una firma de equipaje y bolsos artesanales.

Peleando en un mundo que por aquel entonces era exclusivo de hombres, Pauline fue poco a poco ganándose la confianza de sus clientes y abriéndose un hueco en un París en ebullición. Así, tras labrarse una fiel clientela gracias a sus baúles y maletas de piel, la firma abrió su mercado ampliando su oferta a los bolsos de mano, con los que enseguida conquistaría de igual manera a la clientela femenina que muy pronto demandaba más bolsos de los que Pauline pudo jamás imaginar.

Desde hace más de un siglo esta firma francesa sigue acompañando a los viajeros que sueñan con un fin de semana en la costa de Normandía, con un crucero por el Caribe, con una gira por China o simplemente con un paseo bajo las arcadas del Palais-Royal. La elegancia de sus baúles, maletas y bolsos, la artesanía de sus productos, la meticulosa mano con la que se hace cada pieza y la calidad de sus pieles son el sello inconfundible de esta marca parisina que generación tras generación sigue siendo referencia mundial para los viajeros más exigentes.