LA TORRE BOX ART HOTEL

CUANDO LA GASTRONOMÍA Y EL ARTE SE ENTREMEZCLAN

Una casona del siglo XIX, una arquitectura vanguardista, unos interiores repletos de arte contemporáneo y siete habitaciones: estas son las cuatro características que hacen de La Torre Box Art un hotel boutique irresistible a sólo una hora de Madrid.

En plena Sierra de Guadarrama, este hotel en el que se respira arte por todos sus rincones ofrece al visitante quietud, tranquilidad, naturaleza y ahora también gastronomía, y es que el chef encargado, Rodrigo de la Calle, ha sabido llevar lo más puntero de la cocina moderna y natural y lo más exquisito de los fogones tradicionales hasta los dos restaurantes que regenta: El Invernadero y La Torre Bistró.

Para El Invernadero (abierto de jueves a domingo, de 13.30 a 15 horas y de 21 a 22.30 horas), el chef apodado con el título de Embajador de la Gastrobotánica propone una auténtica experiencia gastronómica vegetal. Según él mismo cuenta, "La naturaleza vegetal es el pilar fundamental de nuestra cocina, respetamos el producto, aceptamos su temporalidad y evanescencia, nos dejamos llevar por los ciclos de la vida marcada por el reloj de las estaciones, así obtenemos de ellos su máxima expresión".

La segunda propuesta que nos hace tiene lugar en La Torre Bistró (de miércoles a domingo, de 13.30 a 15 horas y de 21 a 22.30 horas), en la que los arroces y las carnes de la Sierra de Guadarrama con el sello de calidad de La Finca de Jiménez Barbero son los protagonistas.

Si antes no había excusa para dejarse mimar en La Torre Box Art, ahora, y gracias a la oferta culinaria que han añadido a su hospedaje, que incluye packs para dos personas para disfrutar del hotel y de sus restaurantes, la excusa está más que justificada.