EXPLORAR LA COSTA BRAVA DESDE EL MAR

EL ESCENARIO DE LAS ACTIVIDADES ACUÁTICAS

El mar es una constante en la provincia de Girona, que se traduce en fuente de vida, salud, cultura y en inspiración culinaria y festiva para residentes y visitantes. Por eso, si la Costa Brava resulta inmensamente cromática y diversa desde tierra, lo es aún más vista desde el mismo mar Mediterráneo. Además, doscientos kilómetros de costa, buen clima, temperaturas cálidas, excelentes vientos, modernas infraestructuras náuticas y una gran diversidad de espacios marítimos son el escenario perfecto para la práctica de deportes acuáticos en la Costa Brava.

Si hablamos de deportes acuáticos, una gran variedad de opciones se abren a modo de abanico, gracias a los cuales el visitante tendrá la oportunidad de conocer la singularidad de este territorio desde el mar, bien sea nadando en aguas abiertas por las Vías Bravas, disfrutando de las rutas en kayak, navegando en catamarán y velero o haciendo inmersiones para conocer la fauna que habita en las aguas de la Costa Brava.

Dependiendo de la zona de la Costa Brava y de las condiciones climatológicas y geográficas del litoral, el visitante podrá practicar diferentes deportes acuáticos y disfrutar de los tesoros que cada rincón de esta costa catalana esconde en su interior. Así, en la Bahía de Roses o en la zona del Cap de Creus, donde soplan ráfagas de tramontana, la mejor opción es la práctica del windsurf en sus distintas modalidades (wave expression, free style) y kitesurf.

También en esta zona se puede disfrutar de actividades relacionadas con la navegación a vela, como excursiones en catamarán y chárteres con veleros modernos y tradicionales que, conducidos por marineros expertos, llevan a sus pasajeros a visitar parajes sorprendentemente encantadores del litoral gerundense.

Por otro lado, si el visitante se encuentra en la parte más abrupta e inaccesible de la Costa Brava, como los parques naturales del Cap de Creus y de las Illes Medes, en L’Estartit, lo ideal es salir a remar en kayak o sumergirse en las profundidades y penetrar en las pedregosas grutas donde descubrir los más fastuosos e insospechados rincones de este territorio, además de una fauna rica y abundante, de entre la cual el submarinista podrá avistar corales, peces exóticos, algas y un sinfín de especies más.

La gran diversidad de actividades lúdicas y náuticas en la Costa Brava cuenta además con una amplia oferta de excursiones que pueden hacerse en barcos convencionales o con el fondo de cristal. Estos últimos ofrecen al pasajero un nítido espectáculo visual del fondo marino. Resulta fácil embarcarse desde los puertos del litoral gerundense en pequeños cruceros que recorren el litoral de la costa y que permiten que bañistas y deportistas accedan a aquellas playas de piedras o arena fina que sólo son accesibles por mar.